Cómo realizar un buen mantenimiento de calderas

Cómo realizar un buen mantenimiento de calderas

En el mantenimiento de calderas debemos diferencial tres tipos:

Inspección periódica de instalaciones de gas

Es la Inspección periódica de toda la instalación de gas de una vivienda, en la que está incluida la caldera, contador, tuberías, llaves de paso (o válvulas) juntas y reguladores que  compongan la misma.

El cometido es verificar la estanqueidad de todos los componentes y su perfecta conservación.

A parte de la estanqueidad de la caldera en cuanto a gas como a agua se refiere, se revisa la correcta combustión de la misma aunque este apartado corresponde más a la revisión que se enumera a continuación.

Esta revisión normalmente la realizan empresas colaboradoras de la suministradoras de gas o su propio personal, previo aviso al propietario pero si el mismo lo solicita  la puede realizar cualquier empresa cualificada y regulada para ello. Cuando se trata de la primera opción, que es la habitual, siempre se abonará los costes de la revisión a través del recibo de gas, nunca en persona al técnico que la realiza.

 

Esta revisión es obligatoria y de no superarse, la compañía suministradora debe cortar el suministro de gas hasta que no sean subsanadas las deficiencias.

Esta revisión por normativa se ha de realizar cada cinco años (Cuatro en algunas comunidades autónomas).

Revisión de Instalaciones térmicas

Consiste en la revisión de las calderas murales a gas, con igual o menor potencia a 70KW. Su cometido es verificar ausencia de pérdidas, su correcto funcionamiento y su eficiencia energética.

Como se explica en la inspección periódica se ha de comprobar la estanqueidad de la caldera en cuanto a gas y agua se refiere, la correcta combustión de la misma y su rendimiento. Si este no es el correcto se ha de corregir para conseguir una correcta eficiencia energética.

El RITE (Reglamento de instalaciones térmicas en edificios) obliga a realizar esta revisión en calderas domésticas murales a gas, cada dos años repito cada dos años.

Esta revisión la ha de realizar personas o empresas cualificadas y certificadas por industria.

El RITE  en el apartado IT 3.5 establece, que la empresa o persona que realice la revisión o mantenimiento, asesoraran al titular, recomendando mejoras o modificaciones de la instalación, lo mismo que en su uso para una mayor eficiencia energética.

Mantenimiento de instalaciones térmicas

Muchas empresas con la entrada en vigor de la nueva normativa, que obliga a esta revisión cada dos años de las calderas murales a gas con menor potencia a 70KW, han implantado contratos de mantenimiento, en los que incluyen esta revisión eso si realizada anualmente y complementandolo con un compromiso de reparación durante la duración del el mismo, sin costes de mano de obra. Esto en líneas generales porque las verdaderas coberturas de los contratos vienen dados por lo especificado y firmado en los mismos, entrando en algunos casos la instalación térmica de una vivienda en la que están incluidas la caldera, radiadores, canalizaciones, válvulas, juntas y piezas.

Así como los anteriores son obligatorios y que se realicen es responsabilidad del propietario de la instalación, este último no es obligatorio pero si aconsejable.

Como en la revisiones anteriores este mantenimiento lo ha de realizar personas o empresas cualificadas y certificadas por industria.


Volver al Blog