Este tipo de calderas no solo son las más eficientes, sino que además son respetuosas con el medio ambiente. Si tenemos en cuenta la reducción de costes y el cambio climático, son dos factores cruciales a la hora de decidirse por un tipo de caldera u otra. A la hora de generar agua caliente o calefacción son las que menos gas consumen.

Además se adaptan a la perfección para el tipo de instalación que tengas. Están especialmente indicadas para lugares en los que el consumo de calefacción sea especialmente alto, ya que permite rentabilizar al máximo. Se estima que requiere entre un 15 % y un 30 % menos de gas ya es capaz de aprovechar, a través de la condensación, buena parte del calor que se pierde en el humo de la combustión.

Caldera de condensación Vaillant. Renueva Caldera.

Caldera de condensacion
Vaillant ecoTEC pure

Saber mas >>

Caldera de condensacion
Junkers ZWBC 22/24-2C

Saber más >>

Caldera de condensacion
Ferroli BLUEHELIX PRO SLIM

Saber más >>

¿Por qué elegir una caldera de condensación?

Caldera de condensación Junkers. Funcionamiento interno.Uno de los criterios para decidirse por un tipo de caldera u otra debe ser las emisiones de dióxido de carbono que genera. Existe una tendencia creciente de preocupación por el medio ambiente, y es que durante mucho tiempo se ha ido contaminando sin ningún tipo de medida. Ahora que se están percibiendo los grandes perjuicios sobre nuestro entorno y las catastróficas consecuencias para el futuro, comprarlas puede ser un buen paso para utilizar una energía más verde y eficiente.

Así mismo, esa mayor eficiencia se traduce en un aprovechamiento óptimo de los recursos, por lo que el menor consumo de combustibles fósiles implica que el coste de la factura mensual sea menor. En los tiempos que corren, reducir gastos en las facturas de suministros repercute en una mejora de la calidad de vida.

La caldera de condensación también es un acierto para las instalaciones de radiadores. Suelen tener un mejor rendimiento que con otro tipo de calderas. Si los radiadores se mantienen templados, se facilitará la condensación y se ahorrará energía sin que eso haga reducir la temperatura ambiente.

En cualquier caso, para optimizar el uso de la caldera se recomienda seguir una serie de recomendaciones básicas que ayudarán a consumir el mínimo posible. Por ejemplo, en las épocas en que las temperaturas son más bajas, ventilar la habitación con las ventanas abiertas y renovar así el aire se puede hacer en apenas 5 minutos. Si se hace durante más tiempo, especialmente a primera hora de la mañana, la temperatura de la estancia puede descender considerablemente y después se necesitará más tiempo y energía para volver a la temperatura habitual.

También se recomienda la instalación y uso de termostatos que permitan ajustar y programar la temperatura de cada lugar, ya que por circunstancias será más interesante tener la fuente de calor más activa en un sitio u otro. En las habitaciones que reciban sol directo, se puede reducir o apagar la fuente de calor durante las horas que no sea necesaria.

En definitiva, si estás pensando en renovar tu caldera, esta opción es la más recomendada.

Pide tu presupuesto gratis

Pídenos toda la información que necesites y te haremos un presupuesto gratis a medida