Tipos de calderas domésticas

Tipos de calderas domésticas

Si dividimos las calderas por el tipo de combustible o energía usados, nos encontramos con las siguientes:

  • Eléctricas: Son las de menor uso, debido a la diferencia de coste económico en el consumo, con respecto a las demás.
  • Gasoil: Solo se pueden usar en viviendas unifamiliares o en comunidades, siempre que el cuarto de calderas cumpla con todas las normas y especificaciones que establece el RITE (Reglamento de instalaciones térmicas en edificios).
  • Biomasa: Solo se pueden usar en los mismos sitios que la anterior y también cumpliendo las normas y especificaciones incluidas en el RITE exclusivas para este tipo de calderas.
    Su combustible puede ser Pellets, leña, huesos de aceituna y otros desechos industriales de la madera.
  • Gas: Son las más usadas en el ámbito doméstico, dado que son las únicas individuales, permitidas en viviendas que estén dispuestas en bloques de pisos. Estas se dividen a la vez, en las que se alimentan de Gas natural o Gas Propano pero estas segundas tampoco se pueden instalar en viviendas que estén dispuestas en bloques de pisos. Con lo que deja la primera como única opción en este tipo de viviendas.

Clasificación de calderas de gas

Podemos hacer otra división por el tipo de evacuación de humos, en calderas murales de gas natural.
1. Tiro natural o atmosférica.
Son aquellas en las que la alimentación de oxígeno, se realiza en la misma estancia en la que está instalada la caldera y la salida de humos es tiro libre.
2. Tiro forzado.
Como la anterior coge el oxígeno de la misma estancia, pero la salida de humos se apoya en un ventilador, que fuerza su salida al exterior.
3. Estanca.
Con dos tubos por separados o concéntricos, consigue el oxígeno del exterior por uno de ellos y expulsa los gases por el otro. La cámara de combustión es estanca.
4. De condensación.
Como la anterior es de cámara de combustión es estaca pero esta además aprovecha el calor residual de la salida de humos para aumentar el rendimiento.
El RITE en su norma IT 1.2.4.1.2.1. Requisitos mínimos de rendimientos energéticos de los generadores de calor. En su párrafo 8 establece que en los edificios de nueva construcción, las calderas de combustibles fósiles para calefacción, deberán tener un rendimiento de carga parcial de 0.3n y a una temperatura de retorno del agua a la caldera de 30ºC: η≥97+log Pn. Y en su párrafo 10 dice, que en las instalaciones que se reformen, queda prohibido la instalación de calderas para calefacción de combustibles fósiles que no cumplan las siguientes características: El rendimiento a potencia útil nominal y una temperatura media del agua, en la caldera de 70ºC: η≥90+log Pn. Todo esto quiere decir que está prohibido la fabricación de calderas de los tipos de la lista anterior 1, 2, y 3. Dejando como única opción las calderas de condensación.
Para establecer esta normativa las autoridades se han basado en criterios de rendimiento energético y el menor impacto ambiental. En una normativa anterior y siguiendo sobre todo criterios ambientales, se implantó otro modelo de caldera llamada de bajo Nox (Por su menor aportación al medio ambiente de óxidos de Nitrógeno) pero también enseguida quedaron prohibidas con la entrada en vigor del mencionado RITE 2007 y sus modificaciones en el R.D. 238/2013, de 5 de abril (Publicado en el BOE de 13 Abril de 2013).

Cómo realizar un buen mantenimiento de calderas

Cómo realizar un buen mantenimiento de calderas

En el mantenimiento de calderas debemos diferencial tres tipos:

Inspección periódica de instalaciones de gas

Es la Inspección periódica de toda la instalación de gas de una vivienda, en la que está incluida la caldera, contador, tuberías, llaves de paso (o válvulas) juntas y reguladores que  compongan la misma.

El cometido es verificar la estanqueidad de todos los componentes y su perfecta conservación.

A parte de la estanqueidad de la caldera en cuanto a gas como a agua se refiere, se revisa la correcta combustión de la misma aunque este apartado corresponde más a la revisión que se enumera a continuación.

Esta revisión normalmente la realizan empresas colaboradoras de la suministradoras de gas o su propio personal, previo aviso al propietario pero si el mismo lo solicita  la puede realizar cualquier empresa cualificada y regulada para ello. Cuando se trata de la primera opción, que es la habitual, siempre se abonará los costes de la revisión a través del recibo de gas, nunca en persona al técnico que la realiza.

¿Qué son las calderas estancas?

¿Qué son las calderas estancas?

Las calderas estancas son aquellas en las que la cámara de combustión está completamente cerrada herméticamente y dispone de dos tubos que abocan al exterior, uno para la salida de humos y el otro para la alimentación de oxígeno necesario para la combustión. Estos dos tubos pueden estar dispuesto de la siguiente manera en paralelo y saliendo a la misma fachada, concéntricos con el de salida de gases en el centro Y en diferentes direcciones, siempre que salgan los dos al exterior aunque sea en distintas fachadas. Lo que se consigue con estas características es que en la estancia donde se instala la caldera en ningún momento y por ninguna razón se aportan gases tóxicos, causantes en muchas ocasiones de incluso la muerte de personas por su inhalación.

Tipos de calderas de gas estancas

Tanto la caldera estanca, como la de condensación tienen el mismo tipo de evacuación de gases y aportación de oxígeno. La diferencia de una a otra es la eficiencia energética que en el caso de la primera puede llegar al 90% y en cambio la segunda puede llegar al 109%. Y esto es debido, a que aprovecha el calor residual de la salida de humos, eso sí produciendo condensación. El agua que produce la condensación, se evacúa por un tubo conectado a los desagües.

¿Cómo ser un operador de calderas?

¿Cómo ser un operador de calderas?

Para ser operador de calderas industriales, se ha de obtener el carné profesional de instalaciones de edificios y para ello los requisitos son ser conocedor en todos conceptos y términos, del Reglamento de instalaciones térmica de edificios (RITE 2007) y superar un examen de conocimiento del mismo en industria. Una vez superado este examen de operador de calderas, se te acredita como instalador y mantenedor de cualquier instalación térmica en edificios y entre estas se encuentra la sustitución o cambio de calderas  a gas en el ámbito doméstico.

Requisitos para ser operador industrial de calderas

A parte de la titulación como  ocurre con otros ámbitos lo que realmente te califica como profesional son los años trabajados en el mismo campo que es lo que te dota de la experiencia y habilidad suficiente para realizar la instalación con todas las garantías. Pero las dos cosas se complementan ya que si es cierto que la experiencia de trabajo en un campo te habilita de conocimientos prácticos, también son muy necesarios y exigibles los conocimientos de las normas que distintos estamentos imponen para el correcto funcionamiento de las instalaciones su eficacia energética y que produzca el menor daño posible al medio ambiente ya que con este propósito se implantan.

¿Por qué no calienta un radiador?

¿Por qué no calienta un radiador?

El motivo más común para que no caliente un radiador, en una calefacción de gas o gas-oil, es la existencia de aire en el circuito cerrado de agua.

Si un radiador calienta solo en una parte de su superficie, quiere decir que el aire está en el propio radiador y, purgándolo (sacar el aire del circuito), solucionamos el problema. Para poder purgarlo normalmente disponemos de dos tipos de purgador: manual o automático. El purgador manual es un tornillo con cabeza para destornillador plano. Se desatornilla (al contrario de las agujas del reloj) y se deja salir el aire hasta que salga solo agua. Una vez purgados, se recupera la presión en la caldera con el grifo de llenado de circuito, observando la presión en el manómetro (relojito).